¿Y el veganismo qué tiene que ver con todo esto…?

¿Y el veganismo qué tiene que ver con todo esto…?

Parece que el veganismo de a poco se pone de moda. En el mundo y en San Juan también, cada vez hay más locales de comida que ofrecen este tipo de alimentos, libres de cualquier producto de origen animal. Lamentablemente también, cada vez hay más personas debajo de la línea de la pobreza y en situación de calle, sin opciones para elegir y poder alimentarse. Lo bueno es que nunca falta gente con ganas de cambiar el mundo y desterrar las injusticias desde perspectivas creativas.

Hoy nos toca conocer a lxs pibxs de Acción Vegana San Juan, que combinan el reparto de viandas nutritivas a personas en situación de calle con el activismo por la salud, el ambiente y los derechos animales. Esta noche de domingo lxs acompañamos en una de sus recorridas por la Ciudad de San Juan. A lo mejor después de esto podamos responder ¿Y el veganismo qué tiene que ver con todo esto…? 

. . .

Tímido, solo y ensimismado, sentado en unos cajones de fruta, en la penumbra. No conocemos su nombre, solo sabemos que es una de las tantas personas que hoy vive en la calle. Para pasar el frío a veces hace una fogatita con otros hombres. Para muchos que pasan cerca de la terminal son invisibles. Pero para lxs pibxs de Acción Vegana San Juan nada es invisible. “El señor de la fogatita” es el primero en recibir la vianda en sus manos este domingo.

“Sabemos dónde hay personas que están ahí todas las noches y además nos contactamos con otra organización que les entrega comida los viernes. Siempre en nuestro grupo de Whatsapp hacemos una lista para cocinar y otra para repartir”. Explica Valen, estudiante de psicología y parte de Acción Vegana San Juan.Manejando, concentrada en llegar hasta el siguiente punto del recorrido en el cual entregarán viandas “cruelty free”, Valen confiesa que desde que empezó a hacer activismo vegano no puede filtrar igual que antes sus emociones. “Todo me sensibiliza, porque ahora entiendo como todo se relaciona”. Y Desde el asiento de atrás, Anush, otra de las chicas que forma parte Acción Vegana San Juan, asoma su cabeza con mechones azulados: “y si, después de informarte tanto no podés hacerte más la boluda”.

¿Qué tiene que ver el veganismo con los animales?

La estación de servicio no es lo único abandonado en la 9 de julio y España. Justo al lado, una casa en ruinas es refugio para muchxs durante las noches heladas. “Dicen que cuando tenés frío es mejor no despertarte hasta el otro día, así no lo sentís tanto. La otra vez medio nos putearon así que ahora por ahí no lxs despertamos, pero nos da miedo que los perros se coman todo”, cuenta Valen.

Valen y Anush se acercan al agujero oscuro de la ventana, pero casi no distinguen cuántxs son. Unos perros empiezan a ladrar amenazadoramente desde la oscuridad, protegiendo los 5 o 6 bultos amontonados en el piso, que suponemos son más personas durmiendo.¿Así de apretujadas se sentirán las gallinas en las jaulas industriales? Uno de “los bultos” despierta y sacude al resto, les empieza a gritar, Anush y Valen sienten un poco de miedo, a pesar de toda la simpatía con la que manejan la situación. Dejan 5 bandejas plásticas con burritos veganos sobre el alfeizar (una palabra muy sofisticada para un lugar tan poco lujoso) y se dirigen hacia su próximo destino.

. . .

Burritos veganos. Qué contradicción en el lenguaje. ¿Burritos veganos? Casi tan contradictorio como que el sello de origen del nuevo matadero que comienza a funcionar el lunes en Médano de Oro sea “Bienestar Animal San Juan”.

“Con San Juan Animal Save, vamos y somos testigos de cómo llegan los animales al matadero, totalmente estresados, rodeados de sus propios excrementos y sabiendo lo que les va a pasar. Después de horas de viaje al rayo del sol o con fríos incomparables para llegar al matadero, están 24hs sin comer y después les toca el final que todo el mundo conoce. También hemos visitado el tambo. La industria láctea en mi opinión es la más cruel de todas.” Contó Paco (otro integrante de Acción Vegana San Juan) más temprano en la casa de Valen, mientras preparaba junto con el resto del grupo las viandas que repartirían más al anochecer.

Paco relató que con lxs pibxs también organizan el “Cubo de la Verdad”, generalmente los viernes en la peatonal. Así aprovechan para activar en la vía pública y muestran a través de videos cómo funcionan estas industrias, de forma estándar. “No son casos aislados, así trabaja en todo el mundo la industria ganadera, láctea, del huevo, de la experimentación y el entretenimiento, de los animales marinos y la tracción a sangre (en el Cubo de la Verdad) le preguntamos a la gente qué siente al ver los videos, si les parece correcto éticamente o no, y si nos responden que no, por qué, y si les gustaría seguir participando de eso.”- dijo Paco.

Lxs pibxs de Acción Vegana San Juan contaron medio en jodaen la casa de Valen  también que Paco es como “el papá de lxs veganxs”. Cuando él habla, el resto escucha. Guarda una cantidad de información increíble y la comparte con sus compas con la capacidad de oratoria de alguien que ya dio este discurso mil veces. “Los mataderos son industrias que trabajan, dentro de lo posible, en secreto. La primera vez que fuimos al viejomatadero, nos colamos y ahí nos hicieron la cruz para toda la vida. Al nuevo matadero fuimos y no nos dejaron entrar o grabar, obviamente. Este tendrá la capacidad de matar 151 vacunos, 301 porcinos y 301 caprinos-ovinos cada 8 horas”.

“Además el nuevo matadero incluye procesos que son novedosos de traer a la provincia, pero implican más tortura”- agregó Rocío, otra integrante del grupo, tímidamente, acomodándose el pelo lacio y rosa, mientras ordena las legumbres en distintos tuppers, junto con Paco.

Acerca del nuevo matadero, algunos medios sanjuaninos que replican la info del portal oficial de gobierno, rezan algo así:“La meta es (…) mejorar la calidad de los productos cárnicos y disminuir su costo para que el sanjuanino pueda aumentar su consumo y alcanzar el 30% contra el 10 % que se maneja en la actualidad”

Y resuenan más contradicciones. ¿Cómo es posible que mientras globalmente se esté recomendando que bajemos el consumo de carnes, lácteos y huevos, el gobierno ponga tanto énfasis en esta industria? Por un lado, en el predio que quedó del viejo matadero municipal proponen hacer un ecoparque, con todos los chiches y slogans que venden. Porque ya saben, la “onda verde” vende. Por el otro, destinan $110 millones aproximadamente para la construcción de un nuevo matadero, que seguirá contribuyendo al calentamiento global y a prácticas de consumo insalubres, de productos de origen animal.

¿Qué tiene que ver el veganismo con la salud?

Rocío afirmó con convicción mientras cocinaba que la alimentación vegana es mucho más saludable que cualquiera cuando estás bien informadx. Lo avalan la OMS, la Academia de Nutrición y Dietética Norteamericana, la Sociedad Argentina de Nutrición y cada vez más instituciones. Ya dejaron clarísimo que una alimentación vegana es apta para todas las etapas de la vida, incluyendo la niñez, vejez, adolescencia, embarazo, lactancia. E incluso en deportistas de alto rendimiento.

“La gente en situación de calle es la que más carece de nutrientes, al comer cualquier cosa que encuentra y pensamos en darles una alimentación saludable que es lo que debería hacer el Estado. Lo que nosotrxs estamos haciendo es posibilitar que, por lo menos una vez, se puedan garantizar sus derechos y puedan ser ciudadanxs también”- expresó Rocío. Se nota que estudia Ciencias Políticas. 

“Además, si no es comida vegana, no es comida. Los animales no son comida. La carne, huevos y lácteos están asociados con las principales enfermedades a nivel mundial: cáncer, diabetes tipo II, enfermedades coronarias y muchísimas enfermedades más. En especial el cáncer de colon e infartos, que después de los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte en la Argentina” – agregó Paco velozmente, como para no perder la oportunidad de tirar datazos.

 

¿Qué tiene que ver el veganismo con la Crisis Climática?

No solo tenemos derecho a la salud individual. También tenemos derecho a vivir en un ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano. Eso dice la Constitución, pero hasta aquí no lo estamos poniendo muy en práctica. Lxs activistas veganxs advierten hace décadas sobre el calentamiento global, producto sobre todo de la industria ganadera. Recién hoy se visibiliza de a poco la problemática en el Amazonas, pero muy pocos medios comparten las causas de base y qué podemos hacer al respecto. O el hecho de que nuestros bosques nativos están en peligro también, ya que la frontera agropecuaria avanza sobre ellos en una clara violación a la Ley de Bosques. No es una problemática que podamos considerar de forma segmentada. Nuestras prácticas y consumos irresponsables donde sea que vivamos, afectan al planeta de manera integral.

“Está súper comprobado que estos incendios son producidos por la industria ganadera. Las tierras son deforestadas y así sirven para alimentar a todos los animales que van con destino al ´consumo´ humano”- Rocío encomilló la frase con sus dedos pequeñitos- “En nuestra opinión la solución es dejar de comer animales. No son un recurso, son seres sintientes”- argumentó además. Pienso que si lxs adultxs la tuvieran tan clara, el mundo hoy no estaría en llamas. Y seguro lxs veganxs no habrían sido sacados a rebencazos de La Rural hace un par de semanas, simplemente porque La Rural no existiría.

“Los incendios han sido también producto de un clima muy seco. La gran cantidad de ganado, que nos supera ampliamente en número, entre 20 a 1 más o menos, tiene que ser alimentado de alguna forma. El 80% de la soja es destinada al ganado y el 50% de los cereales. No solamente con los incendios se deforesta. Cada 1 hora se está talando aproximadamente el tamaño de una cancha de fútbol en el Amazonas. Lo de los incendios es simplemente la crónica de una muerte anunciada”- intervino Paco.

 Y otra vez los medios locales del lado equivocado de la cancha, festejando las instalaciones hídricas en el nuevo matadero: “En el predio (…) se colocó un tanque australiano que servirá para abastecer de agua a la planta que lo requiere para el proceso de faena (…) cuenta con 8 hectáreas y tiene 3 reservorios interconectados, es decir, que tiene un procesamiento continuo de efluentes que servirán para regar el predio”. Para fabricar la típica “Paty” se usa 93 veces más agua que para fabricar una “hamburguesa” vegana. Para obtener leche de vaca se necesita un 70% más de agua que para hacer leche de almendras. ¿No era que el agua valía más que el oro?

. . .

Los fríos que calan los huesos.  Y el viejito tapado con cartones que duerme en el Hospital Rawson y tampoco pudimos despertar. Y el olor a pis y vino de lxs que se quejan porque no les gustan las papas duras que vienen con los burritos. Y las casuchitas de nylon. Y los colchones que dejaron quienes esperábamos encontrar al reparo, debajo del escenario de la Plaza de la Joroba. No sé, a lo mejor lxs corrieron. No sé. Qué “suerte” que tenemos quienes no vivimos en la calle. Y el recorrido sigue su rumbo mientras las charlas de la previa están vigentes.

. . .

¿Qué tiene que ver el veganismo con la pobreza?

“Cuando entregamos la vianda deseamos conversar un ratito con las personas. Pero mientras hablamos se enfría la comida, si nos detenemos en eso perdemos el tiempo de poder repartir más comida a otras personas. Además nuestro activismo no es tanto dirigido a esas personas que no tienen opción, si no a quienes van al supermercado y pueden elegir esto que para poder obtenerlo hizo sufrir mucho a alguien, o esto que es algo vegano”- Mientras el resto del grupo ordenaba la mesa para comenzar a cocinar los burritos, Paco hablaba y se acompañaba con las manos. Supongo que intentabaimitar una góndola con opciones.

El activismo vegano, además de pensar en cuestiones animales, ambientales y de salud, también tiene una pata puesta en la justicia social y en la distribución equitativa de los alimentos a nivel mundial. Al fin y al cabo todo vuelve a la raíz capitalista del problema, nuestros caprichos consumistas. O los consumos con los que nos enseñaron a
encapricharnos.

“Existe algo que se desprende de la segunda ley de termodinámica que se llama ´diezmo ecológico´. Cada vez que comemos un animal, recibimos solamente el 10% de lo que el animal tiene para darnos. Además, para alimentar un animal (un chancho o una vaca) se necesitan 16 kg de vegetales (incluyendo soja, granos, maíz, sorgo y girasol) que son las
principales fuentes del Gran Chaco Americano en la Argentina, incluido nuestro Amazonas. Si esa comida que estamos dandole a los animales se la diéramos a lxs humanxs, acabaríamos con el hambre del mundo más de una vez. Cada vez que comemos 1 kg de carne estamos tirando a la basura 15 kg de alimento”- remató Paco.

Que mucho. Y sí. Estxs pibxs de clase media a lo mejor vienen recargadxs de información, de posibilidades de acceso a las redes sociales y al empoderamiento. De estudiar, trabajar y como si fuera poco, ponerle el pecho a una causa justa. Pero también vienen recargadxs de la responsabilidad que les pusimos porque “lxs jóvenes son el futuro”. Tal vez por eso dicen que el futuro es vegano, y no solo por los animales. Esto es por la justicia social, la alimentación, el ambiente y la salud. En fin, por todo lo que nos resta para compartir en este planeta.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.